Papas calcinantes

Entre tres perfectos pazguatos,

de muy dudosa reputación,

se va quedando la elección

con los peores candidatos.

 

México ya no confía en ninguno

y vive en un constante estrés,

pues ni juntándo a los tres

conseguiríamos la mitad de uno.

 

Y la verdad nos quema y escuece,

porque debemos hoy de pensar,

si tiene México en primer lugar

los candidatos que se merece.

Comparte en tus redes
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *