Valor y su creación: Dejando atrás la maquila

Introducción

Crear valor se considera como la única forma viable de asegurar un futuro económico sustentable para nuestro San Luis Potosí, ¡entérate por qué!

La Historia

Nuestro País ha sufrido grandes cambios en las últimas tres décadas, particularmente desde que decidió abrir su economía y sumarme al modelo económico neoliberal y dejar el paternalismo a partir del gobierno del presidente Miguel de la Madrid.

De acuerdo con Méndez (n.d.), México necesitaba abrir su economía al mundo y para conseguirlo siguió dos estrategias principales, su incorporación al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio así como el tratado de Libre Comercio con Estados Unidos de América y Canadá.

Entre las múltiples consecuencias económicas y sociales que esta inclusión ha tenido para nuestro País, para este escrito tomaré en cuenta que el neoliberalismo mexicano:

  • Favorece primero al capital externo y después a la inversión nacional.
  • Tiene su base en una apertura comercial indiscriminada, dejando sin protección a diversas actividades productivas y comerciales.
  • Ha favorecido (y favorece) la privatización de las empresas paraestatales, sin considerar las características de éstas o de quiénes las adquieren.
  • Ha polarizado la distribución del ingreso entre la sociedad mexicana, concentrando la mayoría de este en pocos individuos mientras la mayoría de la población carece de ingreso suficiente como para satisfacer sus necesidades básicas.

En San Luis Potosí

Nuestra ciudad también ha sido influenciada por los cambios económicos recién señalados. Se puede citar como ejemplo, que la única empresa laminadora de acero inoxidable en nuestro País: Mexinox, pasó a ser de capital privado cuando la participación estatal en las industrias básicas del hierro y el acero fue sustituida por el movimiento económico neoliberal entre 198 y 1987.

A partir de la llegada del modelo económico neoliberal, nuestro Estado se ha visto envuelto activamente en el crecimiento económico del País, y como resultado, el Producto Interno Bruto Estatal desde 1999 a 2017 acumula 12,372 millones de dólares de acuerdo con datos proporcionados por la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado.

Como validación de lo anterior, la Revista Somos Industria (2016) señaló que el sector automotriz en San Luis Potosí estaba creciendo a pasos agigantados. La publicación señaló que se estimaba que la producción de automóviles ensamblados en la entidad alcanzara un volumen de entre 800 y 900 mil unidades por año lo que representaría entre un 16 y 18 por ciento del total fabricado en México.

El reto

Si bien los datos mostrados previamente pueden resultar alentadores, Alejandro Ruelas Gossi  -investigador de la Escuela de Negocios en la Universidad de Miami- tiene un enfoque diferente. En su artículo publicado en la Revista de Negocios de Harvard, Ruelas señala que si bien la teoría de desarrollo económico más aceptada entre políticos y académicos para los países en desarrollo consiste en integrarse a las cadenas de calor globales (mediante actividades económicas y negocios de escaso valor añadido).

El discurso de este planteamiento consiste en que los trabajadores de estas industrias eleven sus habilidades y competencias para acceder a salarios más altos en trabajos más sofisticados. Desde esta perspectiva, los trabajadores mejorarán su posición económica para entonces ascender dentro de la cadena de valor global. Lo que crearía vórtice ascendente de creación de valor que como consecuencia favorecerá el desarrollo económico del País.

La realidad de este planteamiento es que la economía basada en la maquila, compite en indicadores de bajos costos, mucho volumen y entrega muy rápida, lo que Ruelas considera una carrera hacia el abismo. Señala que los empleados de estas industrias terminan por quedar atrapados en la pobreza y con pocas esperanzas de salir de ésta y que, además, si una región no cumple con las expectativas de los 3 ejes mencionados previamente, el capital extranjero se mueve a otro País que le resulte más barato y efectivo.

Solución ideal

A pesar de que el escenario mostrado previamente suena poco alentador, algunos países han puesto en práctica medidas para contrarrestar la caída de su economía: utilizando el pensamiento.

Países como Chile, Nueva Zelanda y la región de Euskadi en España (entre otros) han modificado su modelo productivo, centrando su interés en aumentar el valor en los bienes que se producen.

Ruelas-Gossi propone 5 características que integran una estrategia de actividades a seguir para evitar que la economía evite los riesgos de colapsar por dedicarse a la maquila y desacelerarse por la huida de capital extranjero, mismos cuyo resumen comparto:

  1. Enfocarse en crear valor para atender nichos de mercados con especificaciones técnicas difíciles de conseguir. Por ejemplo, en Euskadi dejaron de intentar producir el acero más barato del mundo y empezaron a fabricar acero para construir naves espaciales.
  2. Involucrarse en el desarrollo de fundamentos científicos que permitan utilizar de manera distinta los componentes o desechos involucrados en nuestra cadena productiva. En Nueva Zelanda, por ejemplo, se produce alcohol etílico a partir de los desechos obtenidos al procesar la leche.
  3. Expandir lo que se realiza hacia otros negocios o industrias. Consiste en comprender cómo pudiese ser utilizado nuestro producto para generar valor en otra actividad productiva. En Chile, por ejemplo, se estudió la manera en que el Cobre detiene la propagación de microorganismos patógenos y ahora se utiliza en equipo de procesamiento de comida y en algunos filtros para el aire acondicionado.
  4. Promover la creación de políticas públicas que permitan la cooperación entre las industrias privadas y públicas. Se refiere a promover esfuerzos que promuevan la creación de instituciones que favorezcan el desarrollo de mercados para industrias completas, como el caso de Euskadi.
  5. Utilizar la inversión extranjera directa como método de financiamiento. Existen casos de éxito de Países donde se permitió el ingreso de capital privado para mejorar los procesos productivos, como en Nueva Zelanda donde la Universidad de California apoyó a mejorar los sistemas de producción.

La pregunta más interesante después de revisar lo citado previamente es: ¿cómo generamos un ciclo virtuoso y sostenible de desarrollo con mayores ventajas para los habitantes de nuestro San Luis Potosí?

Mientras piensa esto, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Envíeme su opinión: Facebook | Twitter | Email | Instagram | Página web

También le invito a leer:

Haga menos que su competencia

El momento adecuado para escribir su plan de negocios

Para triunfar en su negocio haga menos que su competencia

Desde la aparición del sistema de economía capitalista, los burgueses entendieron que para acceder al poder era necesario impulsar el avance tecnológico y utilizaron éste como palanca para enfrentar y derrocar al sistema político y económico que imperaba hasta ese entonces: el feudo. Fue así como desde el siglo XV hasta el XX el Capitalismo como sistema económico fue ganando terreno e implementando prácticas de control y ordenamiento que tenían un solo objetivo: producir más y acumular riqueza.

Bajo este principio apareció la competencia por el mercado y los recursos, incrementando así la voracidad con que los negocios tienen que entrar acción a fin de sobrevivir. Debido a lo anterior, existe la creencia que para vencer a la competencia necesitamos hacer algo más que ellos. Es decir, creemos que si el producto de la competencia tiene 4 características, el nuestro debería tener 5 o que para que tu negocio sea mejor debes superar el número de empleados de tu competencia.

La competencia con base al enfoque de “ganar la carrera contra el otro” es un callejón sin salida que se convertirá en una batalla que terminará drenando tu energía y afectando tu bolsillo (sin contar que tendrás que estar todo el tiempo a la defensiva y obviamente, al estar enfocado en ello, no podrás mirar hacia el futuro). De hecho, en una investigación realizada por Hewitt y Flett se concluyó que las generaciones recientes son más exigentes consigo mismas debido -entre otras cosas- al perfeccionismo prescrito socialmente que en términos sencillos es la percepción de exigencia que los demás tienen para con nosotros y viceversa.

Dicho lo anterior, la recomendación para que tu negocio prospere es muy sencilla: Haz menos que tu competencia para vencerle. Resuelve problemas específicos, que sean claros y que otorguen valor a tu cliente. Deja los inventos y las cuestiones rebuscadas para la competencia. Es decir, en lugar de buscar hacer más, trata de hacer cada vez menos que ellos.

Toma el mundo de las bicicletas como ejemplo. Durante muchos años las empresas de dicho negocio se enfocaron en desarrollar equipo de alta tecnología como bicicletas de montaña con suspensión y frenos de disco súper fuertes, o bicicletas de pista súper ligeras hechas de titanio ultra ligero con fibra de carbón por todos lados. Además, la mayoría de nosotros dábamos por hecho que las bicicletas debían tener cambios de engranajes.

Sin embargo, recientemente, las bicicletas sencillas, sin cambios de velocidad y sin alta tecnología han crecido en popularidad, a pesar de no contar con mayor tecnología que lo más básico que se requiere para que funcionen. Incluso, algunos modelos ni siquiera tienen frenos.

Aún con lo anterior, la ventaja que ofrecen es tangible: Son más sencillas, más baratas y no requieren mucho mantenimiento. Así que te invito a reflexionar sobre el tema y a que evites que te de pena si tu producto o servicio ofrece menos cosas. De hecho resalta esa característica. Siéntete orgulloso de ello. Véndelo de manera agresiva, así como tus competidores venden su lista interminable de atributos.

También le invito a leer:

Starbucks: un ejemplo a seguir

PyMES mexicanas: oprimidas y con falta de competitividad

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram | Página web

Incertidumbre en los negocios mexicanos

Incertidumbre, palabra que de acuerdo a la Real Academia Española se puede definir como la falta de conocimiento seguro y claro de algo. Palabra que describe con precisión lo que muchos dueños de negocios afrontan día a día al buscar el sustento para su familia. Esto es una consecuencia natural del modelo económico en el que vivimos, el neoliberalismo.

Este sistema de producción pone énfasis en la libertad del mercado, considerando que cualquier persona tiene las condiciones necesarias para incorporarse a éste y que su éxito dependerá completamente de las capacidades que posea (aunque esto pudiese resultar falso ya que muchos mexicanos no pueden acceder a las mismas oportunidades, de acuerdo con Assies, Calderón y Salman (2002) ).

El planteamiento principal del neoliberalismo es que en una economía de libre mercado, la riqueza podría ser distribuida de mejor manera ya que el mercado se regiría por su propia dinámica, liberándose de manipulaciones de grupos de interés. Sin embargo, de acuerdo con Ortiz (2013), esta autogestión del mercado, se utiliza para justificar el retiro del Estado en relación con las ideas de responsabilidad social, justicia social, etcétera. En ese contexto, es entendido de una forma muy específica. La autogestión al estilo neoliberal consiste sólo en la capacidad para resolver problemas, procurarse opciones de desarrollo, pero no en la alteración de las estructuras jerárquicas del poder o en la toma de decisiones políticas que salgan de los márgenes impuestos por los propios gobiernos.

De hecho, una de las características del discurso de libre mercado es que sostiene que la defensa del capital es más importante para el sistema económico que la garantía de los derechos sociales, siendo así, los más afectados por este tipo de prácticas son los empresarios que carecen de los medios, habilidades o recursos para conectarse de manera eficiente con los dueños del capital y entonces, quedan expuestos a la volatilidad del mercado y por supuesto, son discriminados en los grupos de poder que se crean y finalmente, se ven incapaces de lograr que su negocio florezca a pesar de trabajar constantemente y contar con buenas prácticas para satisfacer al mercado que buscan atender.

Otro término utilizado dentro del lenguaje neoliberal es el de “competitividad”, mismo que promueve la búsqueda de las personas más capaces para desarrollar una función y que si bien tiene un enfoque lógico dentro de un mercado saturado por la oferta de diversos productos o servicios, tiene como consecuencia que en los lugares de trabajo reine un ambiente de competencia no sana donde los colegas compiten con uñas y dientes por permanecer en el puesto o por aspirar a una mejor oportunidad; además, fuera del puesto laboral, también se sienten las consecuencias ya que tanto el empresario como los empleados deben invertir más horas en su trabajo, descuidando sus relaciones personales y elevando la cantidad de estrés a niveles dañinos para el individuo.

Todo lo anterior se traduce en que aquella persona que quiera iniciar un negocio debe ser consciente que se requiere mucho más que pensar en que será exitoso, es decir, más que el empoderamiento emocional que muchos pseudo gurús venden a diestra y siniestra. El futuro (o actual) empresario requerirá diversas habilidades que le permitan administrar los procesos internos del negocio, comprender lo que el mercado necesita e identificar a los individuos u organizaciones con los cuáles debe relacionarse para promover la supervivencia de su compañía.

Así pues, invito al lector que si dentro de sus planes se encuentra el iniciar un negocio, se prepare en lo señalado previamente y que además, esté listo para vivir una incertidumbre económica que puede acabar con su paz interior e incluso con su salud si no está listo para enfrentarla.

También le invito a leer:

La Competitividad de las PyMes Mexicanas

La relación entre compromiso y estrés que preocupa a RR. HH.

 

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram | Página web

 

Trabajo en México: Entre la Informalidad y el autoempleo

 

“Los trabajadores seguimos siendo el pariente pobre de la democracia.”
Marcelino Camacho

Situación actual

 

De acuerdo con Urbano (2003), crear una empresa en México resulta complejo ya que en el camino se presentan diversas dificultades tales como la falta de capital inicial, la situación económica imperante y el alto riesgo de iniciar un negocio, lo cual en conjunto constituyen frenos para crear entidades económicas nuevas. Además de lo recién descrito, Castillo y Vela (2013) consideran que en México uno de los aspectos destacados como dificultad para crear una empresa tiene que ver con el mercado laboral en el sentido de que no se ha contado con la capacidad de crear empleos estables, bien remunerados y de tiempo completo que atiendan la demanda creciente de trabajo por parte de la población general vinculada directamente con los movimientos demográficos que experimenta el País.

La Reforma Laboral aprobada en el año 2012 generó cambios profundos que impactaron no solo en la forma de administración laboral para las empresas sino también en los empleos fijos y las carreras ascendentes para los para los ciudadanos de todo México, tal y como señala Campos (2017).. El autor comenta también que actualmente predominan los trabajos por hora, el autoempleo y los empleos a distancia, además del enorme problema para el desarrollo económico y social que representa la informalidad asociada con el clientelismo, el crimen organizado y la improductividad para algunos países en desarrollo, como es el caso de México. Sumado a lo anterior, en el Acuerdo Nacional Para La Productividad Laboral publicado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (2009), se señala que:

…un esquema de productividad debe procurar siempre obtener resultados que beneficien a los trabajadores, a las empresas y a la sociedad; no obstante, debe quedar abierta la posibilidad de modificar, suspender o dar por terminadas las condiciones originalmente pactadas, cuando ocurran circunstancias que así lo ameriten, considerando valores superiores como el empleo y la subsistencia misma de la empresa…”

 

Con base a la cita previa, algunos investigadores consideran que el Estado Mexicano faculta a las empresas para que prioricen su propia existencia antes que los derechos del trabajador, creando así un ambiente laboral ríspido que se transmite a toda la sociedad. Desde 2005, Ségal ya veía condiciones similares, señalando incluso que los cambios en las relaciones de trabajo y en el espacio productivo sitúan a los empleados en una condición de mayor fragilidad. Esta mención se complementa por lo dicho por Fitoussi y Rosanvallon (1996) quienes opinan que en el entorno socio-laboral actual y la movilidad ocupacional obliga a los empleados a transitar de manera aleatoria entre el mundo relativamente «seguro» que brinda el trabajo estable y el mundo del trabajo precario o independiente.

 

Economía informal

 

Tras la explosión demográfica que vivimos, sucede que gran parte de los trabajadores que no logran encontrar un lugar dentro del empleo formal se ven en la necesidad de crear su propia fuente de ingresos, creando como consecuencia, una red gigante de negocios micro-empresariales, tanto informales como formales. Tokman (1987) estableció el origen de la informalidad como resultado de tres factores esenciales:

  1. Excedente de mano de obra.
  2. La migración rural-urbana.
  3. La necesidad de sobrevivir (a consecuencia de la carencia de un seguro de desempleo).

Por su parte McLaughlin (1989), utiliza el término “economía informal” definiéndola como aquella terminología que aglomera pequeñas empresas que emplean tecnología rudimentaria y prácticas empresariales tradicionales. Este autor señala también que muchas de estas entidades operan sin licencia ni regulación y, virtualmente, sin conocimiento de su existencia por parte del gobierno. Se considera que sus propietarios evitan de esta forma, el pago de prestaciones sociales, salarios mínimos y otras regulaciones tributarias, empleando mano de obra familiar o no pagada.

Fortaleciendo los argumentos anteriores, Braun y Loayza (1994) señalaron que el sector informal es el conjunto de entidades económicas que no cumplen con una o más de las regulaciones e imposiciones tributarias del gobierno, pero cuyo producto es considerado legal (a comparación de otros productos, por ejemplo la piratería).

Por su parte, Roubaud (1995) aborda la economía informal como algo que se hace para abaratar los costos de producción, que tiene cualidades de supervivencia y que por lo general llevan a cabo las micro y pequeñas empresas, así como los auto empleados. Si bien esta economía informal no es delictiva, sí está al margen de la ley, aunque sus prácticas se consideran legales.

Ahora bien, de acuerdo con Castillo y Vela (2013), actualmente el autoempleo no necesariamente comprende posiciones ocupacionales de escasa calidad, precaria y con salarios bajos, sino que puede abarcar actividades técnicas, gerenciales, administrativas o profesionales propiamente empresariales con acceso a capital y recursos tecnológicos. Comentario del cual se desprende la pertinencia de cuestionarse respecto al potencial que puede tener el autoempleo en la generación de nuevos puestos de trabajo, e incluso en la innovación de las estructuras socio-laborales.

 

El papel del emprendedor

 

Hace muchos años, específicamente en 1957, el autor Schumpeter señaló dentro de su libro “Capitalismo, Socialismo y Democracia” que mantener la máquina capitalista en movimiento requería un impulso que le regulara y mantuviera, mismo que provendría de:

  1. Los nuevos bienes de consumo.
  2. Los nuevos métodos de producción y de transporte.
  3. Los nuevos mercados.
  4. Las nuevas formas de organización industrial y de la creación de empresas capitalistas.

Para lo cual se requería de manera casi indispensable la creación de un personaje que asumiera dicho proceso de destrucción-creativa permanente, refiriéndose al proceso de innovación que tiene lugar en una economía de mercado en el que los nuevos productos destruyen viejas empresas y modelos de negocio, garantizando así la subsistencia del sistema. Es interesante señalar que Schumpeter años después se encarnaría en el papel de emprendedor.

Sobre el tema del emprendedor, se considera importante añadir la opinión de Lozano y Niebla (2011) quiénes dicen que la persona que comienza una empresa realiza un acto de emprendimiento, aunque ello no necesariamente lo convierta en emprendedor sino más bien un empresario (al menos durante el tiempo que su empresa permanezca con vida). Los mismos autores señalan que uno de los factores principales para que la empresa tenga éxito es la capacidad del empresario para administrar, ya que esto último representa gestionar adecuadamente el negocio que en una única ocasión emprendieron con riesgo. Los autores consideran que ante la complejidad económica y la crisis global en la que nos encontramos, el tema del emprendedor se ha convertido en un recurso al que todos los discursos, iniciando por el político, utilizan pero no propiamente para el desarrollo económico o social sino para impulsar a la gente hacia el autoempleo, derivado de las crisis económicas cada vez más recurrentes y la incapacidad gubernamental por promover la creación de empleos de calidad.

El emprendedor en México

El concepto del emprendedor en nuestro País ha llevado a mitificar a la persona que emprende como un ser heroico, que realiza acciones individuales que lo llevan a generar grandes alcances. Sin embargo, no se comenta que la realidad de muchos de estos personajes es que cuentan con el apoyo económico, laboral, o moral de otras personas (familiares, la mayoría de las veces). Los autores Morales, Pineda y Dorado (2014) señalan que la mayoría de estudios alaban las características personales en el éxito empresarial, dejando de lado las áreas de desempeño como la concepción estratégica del servicio y la aplicación de técnicas de mercadeo para orientar las empresas al cliente. Esta ausencia de planeación en áreas de desempeño pudiera explicar el por qué el 65% de las nuevas empresas fracasan en los primeros dos años de operación, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI 2014).

Si bien existen programas gubernamentales que tratan de educar a las personas en temas relativas al emprendimiento, autores como Lozano y Niebla (2011) están convencidos que dichos programas están condenados al fracaso debido a que las personas que intentan formarse en esta materia es porque carecen de la capacidad de emprender ya sea por cuestiones ligadas fuertemente a su tipo de personalidad o a que no cuentan con las habilidades teóricas, sociales o intelectuales para hacerlo. Los autores intuyen que aunque se les brinden las herramientas requeridas, lo más probable es que sus esfuerzos empresariales estén quebrando en el corto plazo. Lozano y Niebla (2011) finalizan diciendo que si bien habrá algunos casos de éxito, éstos serán mínimos concluyendo así que aquellas personas que tienen la capacidad de tener una empresa ya cuentan con ella y no necesitan acercarse a estos programas gubernamentales.

 

Conclusión

Siguiendo lo dicho por Jason Fried (2010), les invito a que retiremos la palabra “emprendedor” de nuestro lenguaje a fin de desmitificar a las personas que inician un negocio, proponiendo que en su lugar se utilice el término empresarios. Esto ayudará a quitar la carga de “especialidad” con la que muchos emprendedores potosinos quieren que se les trate. Al final del día, cada persona debería ser alentada a crear su propio negocio, no solamente algún personaje que pertenezca a un grupo que se considere especial sin fundamento. 9 autores distintos (Ishikawa, (1985); Evans, & Sgulman (1992); Long & Vickers-koch (1995); Miller, Steier, & Le-Breton-Miller, (2003)) refieren que si bien no se requiere una maestría en administración para iniciar un negocio, si es necesario recordar lo citado por múltiples autores respecto a que las capacidades básicas estratégicas que requiere todo negocio comienzan con la identificación de las necesidades reales del cliente y terminan con la satisfacción de las mismas).

Gilmore, Carson, y Grant (2001) así como Pasanen (2003) nos invitan a recordar también que existe un reto real y crudo para los nuevos empresarios el cual consiste en la dificultad para acceder a la información del mercado y, por consecuencia a las necesidades reales de los clientes. Parte de este reto proviene de la propia actitud de rechazo de muchas PyMes a invertir en sistemas de información o tecnologías de la información, de acuerdo a lo señalado por Levy, Powell y Yetton (2002).

Finalmente, Saavedra (2012) considera necesario señalar que la relevancia económica en términos del aporte realizado al Producto Interno Bruto (PIB) no debería ser el único parámetro para dimensionar la importancia de la PyMEs, sino que también es necesario considerar el papel social que desempeñan las mismas al promover el autoempleo. Entiéndase pues que este tipo de empresas fungen como amortiguadores del alto desempleo que afecta a la región, constituyéndose en un elemento de “movilidad social”. Por mi parte, aliento al lector a recordar que mucho del tema del emprendimiento sirve para ocultar la ineficacia del sistema económico y gubernamental vigente y que, se debería estar trabajando por potenciar a los nuevos empresarios para que cuenten con mejores herramientas para la gestión y la escalabilidad de su negocio.

 

También le invito a leer:

Starbucks: Un ejemplo a seguir

La Competitividad de las PyMes Mexicanas

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram | Página web

La Competitividad de las PyMes Mexicanas

«La tarea que me he propuesto llevar a cabo es la siguiente: cómo evitar los males de la competitividad mientras conservamos sus ventajas.»

-Alfred Marshall

 

Contexto

La competitividad de las empresas Micro, Pequeñas y Medianas (MiPyMe) mexicanas es un tema complejo de abordar debido a que en muchas de ellas no existe un proceso administrativo planificado, y por lo tanto, no existen medidas estándares que permitan una comparación enteramente objetiva entre el universo de negocios ubicados dentro de esta categorización y a que, debido a su tamaño, el número de giros comerciales abordados incrementa la complejidad de su estudio y análisis. Aun reconociendo lo anterior, diversos investigadores han dedicado tiempo a investigar estas entidades económicas, coincidiendo algunos de ellos (como Saavedra, Hernández, Rodríguez, Ramos y Pastor) en la importancia que tiene la competitividad como medida del éxito y supervivencia de las mismas.

De acuerdo con Saavedra y Tapia (2012), quienes citan a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la PyMe mexicana se encuentra sumergida en un círculo vicioso de escasa capacidad de reinversión productiva, bajos ingresos y baja productividad de la mano de obra, que impide que este sector se inserte con competitividad en el proceso de globalización y cambio tecnológico.
En resumen, las autoras definen que los principales factores que aquejan la competitividad de las PyMes mexicanas son:

  1. Factores y escalas de valores socioculturales.
  2. La capacidad estratégica y política de los actores sociales
  3. El patrón básico de organización político-económica.

 

Una de las conclusiones a las que llegaron las investigadoras mencionadas previamente es que la diferencia principal entre las PyMes que tienen competitividad y aquéllas que aún no lo logran radica en el acercamiento que tienen estas hacia la innovación tecnológica. De acuerdo con Saavedra y Tapia, desde el 2008 se ha tratado de impulsar dicho acercamiento a través de legislación específica en la materia, siendo que tanto la Subsecretaría PyMe (dependiente de la Secretaría de Economía) así como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) participan en Fondos de Innovación; el objetivo de realizar esto es apoyar a las empresas para que eleven su competitividad a través de tener mejores productos y servicios (incluso algunos nuevos) que les permitan asegurar su permanencia en los mercados locales y expandir su participación hacia los mercados externos.

Oxxo: empresa que desplaza a cientos de PyMEs

A fin de contrastar lo que hasta ahora se ha venido señalando respecto a la competitividad empresarial en las PyMes, se considera conveniente observar el caso de las tiendas Oxxo, las cuales no solo han sabido posicionarse en el mercado sino que lo han hecho de manera rápida, efectiva y voraz, sacando del mercado a miles tiendas de abarrotes tradicionales que no han podido ni sabido responder ante el embate de una empresa que además de sustituir la venta de artículos de primera necesidad, añade valor al cliente al establecer convenios comerciales con grandes prestadores de servicios para recibir sus pagos o incluso, depositar en cuentas bancarias fuera de los horarios establecidos por las instituciones.

Al respecto, de acuerdo a una nota publicada en el diario digital “La Jornada Aguascalientes”, durante una protesta de abarroteros por el creciente número de Tiendas Oxxo que abren en esa ciudad, se señaló que “por cada Oxxo que abre sus puertas, cierran 35 tiendas de abarrotes en un radio de cinco kilómetros”.  Por su parte, el diario nacional “La Jornada” publica una nota donde se informa que la presidenta de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño del Estado de Zacatecas, Marcelina Saucedo Venegas, califica como competencia desleal las diversas prácticas realizadas por las tiendas Oxxo, señalando que “se están extendiendo por toda la ciudad, incluso por la periferia, instalando tiendas en muy poco tiempo”.

Personalmente considero que el hecho de que tengan un manual de organización y un estándar de apariencia también influye en el desplazamiento de las tiendas de abarrotes tradicionales ya que eleva su competitividad. Se puede observar a simple vista que las tiendas Oxxo tienen buena apariencia y por lo general los productos se encuentran ordenados y limpios, cuestión que en su contraparte, en las tiendas PyMe no sucede, siendo que incluso en ocasiones los propietarios de tiendas pequeñas no tienen liquidez económica suficiente ni para tenerla bien surtida. Es evidente que además de lo anterior, muchos de los Oxxo’s cuentan con tres turnos, con dos empleados al menos en cada uno de ellos, mientras que las tiendas convencionales cierran sus puertas relativamente temprano.

También se debe considerar el impacto social que ha causado la aparición de estas tiendas ya que en un artículo publicado por el diario Reforma, el país…se nutre en esa tienda, tan presente en todas partes que no se requiere conocer una ciudad para encontrarse con alguien en el «Oxxo de la plaza principal». Sumado a lo anterior, el diario expresa que el Oxxo es la cadena que sufre más robos «hormiga» y también la que ofrece más y mejores posibilidades de encuentros anónimos, citando por ejemplo que, en una de sus tiendas ubicadas en Pátzcuaro, Michoacán un antropólogo refiere que ahí se reclutaban futuros sicarios en el interior de una combi estacionada en el lugar.

Propuesta de solución

Como seguramente se puede comprender, el asunto de la falta de competitividad es algo serio en el que las PyMEs mexicanas deberían trabajar con más determinación, por ello, a continuación me permito compartir 3 soluciones que publican Govindarajan y Srivastava en la Revista de Negocios de Harvard a fin de que usted pueda implementarlas en su negocio y promover así un aumento en la competitividad del mismo dentro del mercado que participa.

  1. Incorporar tanto tecnología como productos físicos en sus modelos de negocio para ganar ventaja. Hacer esto dificulta a sus competidores copiar su modelo de negocio y eleva su competitividad, dos ejemplos de compañías que practican esto son Tesla (que ha conseguido desarrollar mucho aprendizaje sobre fabricación de vehículos y baterías) y Amazon (cuya red de almacenes gigantesca la protege contra la competencia).
  2. Aspirar a modelos de negocio que incluyan fuertes efectos de red.
    Para comprender mejor este punto, es necesario conocer el término “costo de cambio”, tomando como ejemplo de ello que si uno quisiera cambiar Facebook por otra aplicación, sería necesario reconectarse con los amigos y volver a subir el contenido que ya se encontraba en línea. La molestia o esfuerzo por hacer esto es lo que se conoce como “costo de cambio” y mientras mayor sea este para el usuario, mayor será la ventaja en términos de competitividad para su empresa.

 

  1. Centrarse más en la innovación continua
    Consiste en evaluar la vulnerabilidad del negocio utilizando «el modelo de tres cajas», en el cual se escriben las diversas iniciativas que están en marcha dentro de la empresa para separarlas después en tres cajas, una que se refiera a la administración del presente, otra que se enfoca en seleccionar qué cosas del pasado empresarial se deben olvidar y en la última, se insertan las tarjetas que tienen que ver con crear el futuro. De esta manera se pueden crear estrategias que lleven a la PyMe a elevar su competitividad en el o los mercados en que participa.

 

Conclusión

Para concluir, se destaca que las investigadoras Rodríguez, Ramos y Pastor de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), se muestran optimistas tras concluir en su investigación “La orientación al mercado en las MiPyMes de San Luis Potosí” que una gran proporción de las micro, pequeñas y medianas empresas potosinas, centran su atención en atender primero las necesidades de sus clientes, tomando como base las fortalezas con las que cuentan a fin de crear un valor superior además de permanecer atentas a las propuestas que realiza la competencia, logrando así iniciar el camino por incrementar su nivel de competitividad y mejorar su desempeño.

También le invito a leer:

Starbucks: Un ejemplo a seguir

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram | Página web

Starbucks: Un ejemplo a seguir

La compañía

Cuando uno se remonta a la historia de Starbucks, se teje un relato casi romántico donde se cuenta que Kevin Johnson  (Director Ejecutivo actual) conoció el establecimiento por casualidad en el año 1981 y que, tras probar una taza de café hecha con granos de Sumatra, quedó enamorado de la compañía debido a la importancia de la atención recibida de tal manera que generaban una experiencia completa respecto al consumo de café.

Un año después, Kevin se unió a la Compañía y tras un viaje que realizó a Italia tuvo la visión de traer la experiencia a Estados Unidos de América (EUA), generando un lugar para tener conversaciones, que generase un sentido de comunidad, y fuese un lugar donde estar tranquilo entre el trabajo y la casa.

La compañía se ha esforzado por que sus diversas locaciones sean un punto de encuentro donde las personas que integran la comunidad local puedan reunirse a platicar, trabajar o simplemente a disfrutar una bebida acompañada de algún alimento.

Sobre la experiencia de compra

Desde hace un par de años, David Court y otros investigadores y consultores de McKinsey & Company han venido señalando que la experiencia de compra del consumidor ha cambiado y que  por ende, es necesario prestar más atención a los diferentes puntos de contacto que el cliente tiene con la Empresa. Los investigadores señalan que gracias al internet, los consumidores se han vuelto más críticos y consultan más fuentes de información respecto a productos y servicios mientras investigan más sobre la experiencia vivida por otros usuarios respecto a la Compañía en cuestión.

Con este nuevo escenario, se considera que el nuevo cliente, empoderado y con amplio conocimiento de la Compañía donde adquirió el producto o servicio, continuará evaluando al proveedor del mismo, esperando tener una experiencia post compra muy positiva que utilizará como referencia para satisfacer su próxima necesidad en el ramo; es decir, que si la Compañía le trata bien después de realizar la venta, la posibilidad de que el cliente genere lealtad hacia la marca es muy alta, mientras que si no hay seguimiento post venta, la posibilidad de generar lealtad es casi nula.

Las relaciones con el cliente

Por su parte, KPMG México considera que el 70% de los Directores Ejecutivos mexicanos se preocupan por establecer relaciones cercanas con sus clientes existentes, ya que intuyen que esto es un factor determinante para el crecimiento de su empresa.

En el artículo publicado recientemente por KPMG México, se señala que la generación de experiencias del cliente ha cobrado una gran relevancia ya que de esto depende que el cliente regrese o no a la Compañía. Al concatenar esto con lo descrito por David Court para McKinsey & Company, se esperaría que en México los directivos de cualquier Compañía (sin importar su tamaño), respondan al llamado del nuevo cliente y transformen sus modelos de negocio, centrando sus estrategias de crecimiento y desarrollo con base a la planificación de cómo serán las interacciones con sus clientes, a través de qué canales de distribución lo realizarán y cómo darán seguimiento a los intereses de sus clientes en mercados cada vez más complejos y volátiles.

Crisis en Starbucks

El 16 de abril de 2018, dos hombres afroamericanos fueron arrestados en una tienda de Starbucks localizada en Philadelphia, EUA debido a que el gerente de la sucursal llamó a la policía, decidiendo acusarlos de allanamiento por estar sentados dentro de la tienda sin consumir nada. Ante dicha acusación, ellos respondieron que estaban esperando a un amigo para ordenar juntos pero aun así fueron retirados de la tienda y llevados a prisión.

Como podrá imaginarse, el arresto se volvió viral y algunos residentes del área de Philadelphia buscaron que Starbucks cerrara la tienda donde se originó el incidente. Incluso hubo protestas frente a la tienda que afortunadamente no se convirtieron en disturbios.

La respuesta de Starbucks

Starbucks decidió ir más allá de las disculpas emitidas por su director a través de su página web o la realizadas en la entrevista en el noticiero “Good Morning America”. La Empresa demostró estar verdaderamente convencida en su postura en contra de la discriminación o el perfilamiento racial, y decidió cerrar 8,000 de sus tiendas el día 29 de mayo de 2018 para ofrecer un entrenamiento intensivo en temas de anti prejuicios a 175,000 empleados, mismo que le costó US$ 12’000,000°° (Doce millones de dólares) a Starbucks, de acuerdo por lo señalado por CNN Money .

Tras el incidente, Starbucks ha modificado su política respecto a permitir que las personas usen sus baños y pasen tiempo dentro de sus tiendas aunque no hayan realizado ninguna compra, siempre y cuando éstas respeten algunos códigos de conducta que no afecten a terceros o a las instalaciones de ninguna manera. La capacitación mencionada fue supervisada para evaluar la manera en que los empleados respondían a ésta, de igual manera, esta capacitación será añadida al proceso de inducción que cada empleado recibe al formar parte de la Compañía.

Conclusión

Sin importar cuál sea el giro de su empresa, actualmente es definitivamente importante conocer cuáles son las motivaciones del cliente para comprar su producto o servicio y responder de manera activa a cualquier petición (positiva o negativa) por parte de éstos a fin de generar lealtad, mejorar los procesos internos del negocio y eventualmente, dirigir el rumbo de las acciones realizadas por cada integrante de la Organización hacia la obtención de los resultados estratégicos esperados.

 

Por Julio Delgadillo

También le invito a leer:

No quiero problemas, dame una solución: Problema actual de negocios

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram | Página web

 

La investigación y desarrollo como eje de desarrollo

El contexto internacional

Es común que al observar diversos noticieros de nivel nacional o internacional se escuche hablar de grandes corporativos que consiguen avances increíbles para la ciencia, la tecnología, la medicina o demás gracias a la inversión estratégica que realizan en departamentos de Investigación y Desarrollo. Un ejemplo de lo mencionado previamente es dicho por el investigador de la Escuela de Negocios de la Universidad de Miami, Ruelas (2016) quién publicó un artículo dentro de la Revista de Negocios de Harvard en español que refiere que países como Chile, España o Nueva Zelanda han podido modificar y fortalecer sus economías realizando las 5 actividades que a continuación se enlistan:

1)      Centrarse en el alto valor de los segmentos de mercado.
Consiste en desarrollar productos de nichos especializados y únicos.

2)      Profundizar y desarrollar la ciencia detrás del negocio.

3)      Realizar que modificaciones o adiciones se pueden realizar al producto o al esquema de negocio para servir mejor a clientes actuales o nuevos.

4)      Expandirse hacia más productos e industrias.

Explorar nuevas aplicaciones de los productos actuales en diferentes mercados o industrias.

5)      Orquestar la cooperación público-privada a través de políticas sólidas.
Empujar para que existan bases para que el Gobierno y actores del sector privado introduzcan nuevas políticas de competitividad.

6)      Financiar ideas mediante la inversión extranjera directa.

Permitir que la inversión proveniente de otros países se utilice directamente para mejorar la producción, investigación o el desarrollo de productos para incrementar la productividad de las empresas.

Image result for La investigación

Sobre la investigación y desarrollo en México
Durante los últimos años, hemos sido testigos de la generación de una sinergia creada entre la visión de diversos empresarios mexicanos y el trabajo de investigación desarrollado por cuerpos académicos de investigadores dedicados a la investigación y desarrollo que con sus procesos metodológicos incrementan la capacidad de producción, el desarrollo de nuevos productos o la aceleración de nuevos métodos para servir a la sociedad y generar un bienestar que paulatinamente estará al alcance de todas las personas que habitamos en México.

Lo anterior se valida con la nota publicada por el diario Publimetro, donde se reconoce que en México el presupuesto gubernamental aumentó 42% el monto de inversión para investigación y desarrollo entre los años 2008 y 2016, de acuerdo con cifras reportadas a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico [OCDE]. Desafortunadamente, aunque las Pequeñas y Medianas Empresas [PyMEs] tienen una alta importancia en la economía nacional ya que  contribuyen con el 52% del Producto Interno Bruto [PIB] nacional (como referí en mi artículo anterior), la mayoría de estas no pueden invertir en investigación y desarrollo por que luchan constantemente por sobrevivir y permanecer en el mercado en que participan, esto de acuerdo a Zúñiga citando a Gutiérrez  (2017).

Es así que aunque el panorama resulta alentador para la economía nacional gracias al esfuerzo realizado en Investigación y Desarrollo en nuestro País, aún queda camino por recorrer para lograr que las PyMEs sean beneficiadas con capital semilla que les ayude a crecer más con base al uso del raciocinio y la inteligencia que por la maquila a gran escala.

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram | Página web

PyMES mexicanas: oprimidas y con falta de competitividad

 

“No puede haber grande hazaña sin haber gran competencia.”
Francisco de Rojas Zorrilla

 

De acuerdo con Valencia (2005), el empresario, como cualquier otro individuo, está inmerso en una estructura de valores producto de la influencia de su entorno el cual preexiste en su pensamiento y conducta, actuando éstos como elementos primordiales para el logro del éxito empresarial, organizativo y personal. Es decir, que a pesar de tener iniciativa y deseo por crear productos o servicios que puedan cambiar el entorno social en el que se desenvuelve, el empresario está sujeto a una serie de fuerzas que influirán directa y fuertemente sobre la duración, impacto y escalabilidad de su negocio.

La importancia de los esfuerzos señalados previamente no es pequeña, de acuerdo con los Censos Económicos realizados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía [INEGI] (2010), las Pequeñas y Medianas Empresas [PyMEs] mexicanas tienen una alta importancia en la economía nacional ya que ocupan el 78,5% de la fuerza de trabajo y contribuyen con el 52% del Producto Interno Bruto [PIB] nacional.

 

A pesar de lo anterior, de acuerdo a un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) realizado en 2010, se considera que la PyME mexicana está inmersa en un círculo vicioso de baja productividad de la mano de obra, bajos ingresos y escasa capacidad de reinversión productiva que impide que este sector se inserte competitivamente en el proceso de globalización y cambio tecnológico requerido por la economía neoliberal que marca tendencia actualmente.

Haciendo un análisis cruzado de 5 investigaciones realizadas por varios estudiosos del tema de la competitividad, se encontró que las áreas más representativas para la competitividad de un negocio son las siguientes (mostradas por orden de relevancia):

1.      Recursos Humanos

2.      Mercadotecnia

3.      Recursos Financieros

4.      Tecnología

5.      Investigación y Desarrollo

 

Saavedra en el 2012 ya preveía que la desintegración social y empresarial se agudizaría si se implementaban reformas macroeconómicas (como las realizadas por Enrique Peña Nieto) sin desarrollar al mismo tiempo una capacidad de regulación y conducción (reforma del Estado, articulación de los actores estratégicos) y sin la formación de estructuras sociales.

Vega (2005)  señalaba que de acuerdo a la opinión del Banco Mundial, en promedio en México el 45,9% de la población vive en situación de pobreza, lo cual representa niveles inaceptablemente altos ya que los niveles actuales son similares a los registrados a comienzos de los años 90, lo que demuestra que en los últimos 15 años las políticas económicas y de desarrollo no han sido efectivas para combatir esa condición que afecta a casi la mitad de los mexicanos. En este aspecto, San Luis Potosí tiene el puesto número 11 en el índice de pobreza de acuerdo a estudios realizados por el INEGI (2010), el Instituto Mexicano de la Competitividad [IMCO] (2010),  el Consejo Nacional de Evaluación [CONEVAL] (2011) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD (2011).

 

Ahora bien, también se considera necesario señalar que en México existe un 37% de personas en promedio que trabajan sin ninguna prestación laboral, lo cual indica el grave deterioro de las condiciones laborales, mientras que San Luis Potosí rebasa esa cifra siendo que el 38.82% de los empleados carecen de relaciones laborales estables.

Es así que el contexto de creciente riesgo e incertidumbre, en que se desenvuelve la actividad productiva hace que las características del emprendedor adquieran mayor importancia aunque el panorama es desalentador debido a que recientemente, Mendoza (2018) publicó un artículo en el que señala que más de 9.3 millones de mexicanos con estudios universitarios y de posgrado se encuentran en situación de pobreza, siendo que la mayoría de esta población ganan entre uno y dos salarios mínimos, aspirando a lo máximo a un salario de entre 7 mil y 10 mil pesos mensuales.

De acuerdo con datos publicados por Reyes, del Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana, aunque se reporta una creciente generación de ingresos, la mayoría de las plazas son de baja remuneración.

 

El investigador también señaló una migración de trabajadores que fueron despedidos de sus centros laborales (quiénes ganaban más de cinco salarios mínimos) para después ser recontratados –en otras empresas– con uno o dos salarios mínimos. Siendo así, explica Reyes, mientras mayor sea el nivel educativo, mayor es la pérdida del poder adquisitivo porque se están cerrando las plazas que ofrecían seis, siete u ocho salarios mínimos para personas que tenían licenciatura y hasta posgrados.

Durante este sexenio el salario mínimo registra una pérdida real de 5%, pero entre los profesionistas o los que estudiaron una carrera la merma al poder adquisitivo se dispara hasta 25% en promedio. Desafortunadamente, ante esta situación de pérdida de empleo, la falta de oportunidades y precarización del mercado laboral, aceptaron la mitad de lo que ganaban; y eso los conduce a la pobreza.

 

Entregados estos datos, estamos lejos de lograr un cambio económico real que nos potencie como País y nos permita llegar a una economía basada en el conocimiento, en lugar de vendernos como un lugar de maquiladoras y mano de obra barata en comparación con Países de la Organización para la Cooperación y el Crecimiento Económicos [OCDE].

La conclusión es que la cultura empresarial mexicana no aprecia las ventajas que ofrece la delegación del trabajo, auto limitando la capacidad del empresario para atender aspectos estratégicos debido a una falta de visión de largo plazo que hace peligrar la permanencia de la empresa. A esto se le puede agregar la falta de trabajo en equipo y la lucha por el poder que no permite aprovechar y complementar las capacidades del capital humano para alcanzar un desempeño superior. Finalmente, si bien el gobierno ha realizado algún esfuerzo por apoyar a la PyME, éste ha sido insuficiente en la mayoría de estas empresas dado que el acceso a las fuentes de financiamiento sólo ha tenido un alcance de 1,5% de todas las empresas de ese sector en el País.

 

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram

Utiliza tu lenguaje corporal para obtener mejores resultados

 «El lenguaje es el bien más precioso y a la vez el más peligroso que se ha dado al hombre.»
Hörlderlin

 

Hoy quiero iniciar este espacio pidiéndote que observes lo que estás haciendo con tu cuerpo en este preciso momento; Me refiero a que quizá estás encorvado o con las piernas cruzadas o estás erguido con tu espalda recta. Ahora bien, me gustaría que por un momento pensarás qué sensación, pensamiento o actitud generarías hacia a una persona si observas que durante una conversación se  coloca en la misma postura que te encontrabas haciendo al inicio de esta lectura.

La cuestión es que nuestra mente está diseñada para emitir juicios e inferencias rápidas, basadas generalmente en el lenguaje corporal. Actualmente, existen investigadores que están plenamente interesados en tratar de comprender cómo influye nuestra postura en la forma en qué somos percibidos por las demás personas y las consecuencias que esto genera. Un ejemplo de lo mencionado es el Centro de Lenguaje Corporal quiénes fueron invitados a demostrar la validez de su investigación tratando de predecir los resultados de un concurso de emprendimiento realizado en Austria, Viena donde en lugar de evaluar las presentaciones de los más de 2,500 participantes, el equipo se enfocó en observar el lenguaje corporal y las micro expresiones de los jueces, para después otorgar una predicción de los resultados que fue completamente certera.

Dos años después, el mismo equipo regresó al torneo con un enfoque diferente, en esta ocasión buscaban determinar de qué modo contribuía la comunicación no verbal de los participantes a su éxito. Siendo así, evaluaron a cada participante utilizando una escala de 0 a 15 donde el concursante ganaba puntos por realizar utilizar lenguaje corporal que transmitiera confianza y seguridad y perdía puntos si transmitía señales negativas como realizar movimientos nerviosos, rigidez en las manos o evitar el contacto visual. Al final del estudio concluyeron que el lenguaje corporal positivo se relaciona directa y claramente con la obtención de mejores resultados.

Amy Cuddy (psicóloga social), señala que como personas, estamos auto influenciados por las expresiones no verbales, sentimientos, pensamientos y fisiología que poseemos. Menciona que al vivir en sociedad, resulta inevitable estar envueltos en dinámicas de poder y dominio así como a las expresiones corporales que le acompañan. Cuddy comenta que al sentirnos poderosos tendemos a expandirnos, a estirarnos para vernos grandes y que, al sentimos impotentes realizamos lo contrario es decir, nos cerramos, nos envolvemos, nos hacemos pequeños. Si bien, quizá esto pudiese resultar obvio, lo interesante es que un estudio realizado por Jessica Tracy demostró que personas que nacieron invidentes muestran el mismo lenguaje corporal de expansión o contracción ante los diversos estímulos de su entorno.

¿Cómo influye el cuerpo en nuestra mente?

Hasta ahora ha quedado claro que el lenguaje no verbal determina qué piensan los demás de nosotros, de hecho hay bastante evidencia al respecto. Sin embargo, surge una pregunta interesante: ¿El lenguaje corporal define lo que pensamos y sentimos sobre nosotros mismos? Los resultados de una investigación realizada por Dana Carley -investigadora de la Universidad de Berkeley en California-  demuestran que mantener una posición de poder o de sumisión durante al menos dos minutos provoca cambios a nivel hormonal, en específico en los niveles de cortisona (relacionada con el estrés)  y testosterona (relacionada a la dominación) comprobando así que la posición de nuestro cuerpo puede modificar la manera en que trabaja nuestra mente y por ende, la forma como percibimos nuestra realidad.

Ahora que sabemos que nuestro lenguaje corporal también afecta la forma como nos comportamos y la seguridad que reflejamos ante otros, te comparto 6 posturas que indican un lenguaje corporal persuasivo y eficaz de acuerdo a estudios realizados por el Centro de Lenguaje Corporal.

 

6 posturas eficaces de comunicación no verbal

La Caja

Al inicio de la carrera política de Bill Clinton, éste enfatizaba sus discursos con grandes gestos expansivos que le hacían parecer poco fiable. Para ayudarle a mantener su lenguaje corporal bajo control, sus asesores le enseñaron a imaginar una caja a la altura del pecho y el abdomen para contener sus movimientos dentro de ella. Desde entonces, «la caja Clinton» se ha convertido en un término popular dentro del campo.

La Pelota

Gesticular como si se sujetara una pelota de baloncesto entre las manos es un indicador de confianza y control, como si usted tuviese literalmente todos los hechos entre manos. Steve Jobs empleaba esta postura a menudo durante sus discursos.

 

Manos en pirámide

Cuando la gente está nerviosa, a menudo mueve las manos de forma nerviosa. Por el contrario, cuando está segura y confiada las manos se quedan quietas. Una manera de lograrlo es juntar ambas manos para formar una pirámide relajada. Muchos ejecutivos recurren a este gesto. Pero evite utilizarlo demasiado y acompañarlo con expresiones faciales arrogantes y autoritarias. El objetivo es mostrar que está relajado, no parecer engreído.

Piernas separadas

La forma de estar de pie de una persona suele indicar en buena medida su mentalidad. Cuando una persona adopta esta postura firme y estable, con los pies separados y aproximadamente a la misma distancia que separa sus hombros, envía la señal de que siente que tiene el control.

 

Palmas arriba

Este gesto indica una actitud abierta y sincera. Oprah Winfrey recurre mucho a él durante sus discursos. Winfrey es una figura poderosa e influyente, pero también indica estar dispuesta a conectar de manera sincera con las personas con las que habla, ya sea una persona concreta o un público de miles de personas.

Palmas Abajo

El movimiento contrario también puede valorarse de forma positiva, como una señal de fuerza, autoridad y firmeza. Barack Obama lo ha empleado a menudo para tranquilizar al público justo después de una intervención apasionada.

 

Habiendo compartido lo anterior, le invito a que utilice el conocimiento obtenido y practique delante de un espejo o con sus amigos, hasta que los 6 movimientos ejemplificados le resulten naturales. Si bien la comunicación no verbal no va a determinar necesariamente su éxito o fracaso como líder, sí puede ayudarle a conseguir mejores resultados.

Finalmente, le deseo éxito en sus diversas actividades y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram

Fuentes:

Your body language may shape who you are | Amy Cuddy

Seis formas de transmitir (sin hablar) más confianza durante una presentación | Kasia Wezowski

 

 

Una economía basada en el conocimiento

 

«La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad
de hacer más trabajo bien hecho.»

Jonas Edward Salk

 

El contexto actual

En al menos las últimas 4 décadas de la historia de la humanidad, diversos investigadores relevantes en la ciencia administrativa (Peter Drucker, Douglas McGregor, Bruce Henderson, Michael Porter, Tom Peters, Clayton Christensen, entre otros) se han pronunciado sobre la importancia de contar con un respaldo teórico al momento de realizar alguna actividad. Algunos de ellos predijeron el cambio de orientación del trabajador manual al trabajador del conocimiento ya que las tendencias del desarrollo industrial daban señales de que la competencia sería más dura y cerrada cada vez.

 

Los sistemas académicos y productivos han sido afectados por esta visión y han evolucionado con el tiempo sumando cada vez nuevos procesos que tienen como objetivo tener más claridad y control con lo que sucede dentro de las organizaciones. Aun así, a pesar de lo anterior, todavía una gran parte de la población mexicana no puede acceder a estudios universitarios siendo que sólo 3 de cada 10 mexicanos en edad de acudir a la universidad tiene la oportunidad de hacerlo, de acuerdo con datos publicados por la organización México Social.

El desdén a la educación

Aún a pesar de lo anterior, quienes tuvimos la fortuna de terminar una licenciatura o concluir un posgrado (aproximadamente el 2% de la población, según CONACYT), aún tenemos que lidiar con el hecho de que en ocasiones la cultura mexicana tiende a menospreciar el conocimiento especializado adquirido en las aulas. Considero que esta situación tiene dos vertientes principales, la primera de ellas tiene su base en la tasa de desempleo real que actualmente atraviesa nuestro País que provoca que el exceso de oferta reduzca la calidad de los empleos disponibles y por ende, de los salarios. La segunda situación a considerar es netamente cultural, creo que algunas personas estiman que pueden realizar cualquier actividad profesional a pesar de carecer de las herramientas, conocimiento o experiencia y por ello se rehúsan a pagar los honorarios de quién ha dedicado años preparándose para ayudar o atender situaciones específicas.

 

En mi opinión, cualquiera de las dos opciones contempladas en el párrafo anterior son consecuencia de profesionistas permisivos que hemos aceptado que clientes o empresarios capitalistas, voraces y carentes de sentido de valoración del esfuerzo y conocimiento ajeno dictaminen la remuneración que debemos obtener por nuestro trabajo.

El robo del conocimiento

Sobre el tema puedo compartir que lo he vivido de manera cercana en cada momento de mi desarrollo profesional y, aunque quizá sea difícil de creer, la última ocasión fue esta semana cuando una persona dueña de una boutique se acercó para contarme que su negocio se encuentra en el proceso de cerrar las puertas debido a una mala administración sumada a la nula promoción del mismo. Tras estructurar una propuesta que integraba la atención a sus necesidades específicas (mercadotecnia y estructura de costos), le presenté la misma y tras gustarle las ideas contenidas, termino por aceptarla.

 

La historia se complicó cuando al día siguiente de lo recién contado, recibí una llamada del esposo de la propietaria quién me pedía dos cosas principalmente:

Que redujera el precio de mi servicio porque él no consideraba que lo que yo fuera a realizar debiera cobrarse como yo lo estaba solicitando.

Que le entregara una garantía total de éxito del proyecto ya que –en sus palabras- no valía la pena entregar dinero si no se iba a tener una venta increíble de sus prendas.

En respuesta a lo cuestionado argumenté que ninguna de las dos cosas solicitadas era posible y que consideraba que él y su esposa debían platicar el tema y entonces acercarse de nueva cuenta a mi oficina para saber si requerían el servicio. Como quizá usted supone estimado lector, la llamada para solicitar mis servicios nunca llegó. Un par de días después me enteró por redes sociales que estas personas ahora intentan realizar algunas partes que se incluían en mi propuesta de trabajo.

 

El cuestionamiento

Sobre el tema reflexiono cuántas ocasiones pretendemos realizar labores sobre las que no tenemos conocimiento alguno, ¿será que es un tema que forma parte de nuestra cultura? Aun si lo anterior es cierto, es momento de cambiar nuestra visión de las cosas y dejar de permitir que clientes ventajosos determinen el precio de nuestros servicios o productos. Elevemos la cultura de la profesionalización y valuación de las actividades complejas que cada uno de nosotros desempeñamos.

 

Considero que solamente a través de esta manera podremos ir apuntalando un cambio social que nos lleve de ser un País manufacturero a una Nación, tal como lo realizó Chile, Nueva Zelanda o el País Vasco, de acuerdo a lo señalado por Alejandro Ruelas Gossi (investigador de la escuela de negocios de la Universidad de Miami y escritor para la Harvard Business Review). En fin estimado lector, en este tema el cambio realmente está en mis manos y las suyas.

 

Como siempre, le deseo que tenga éxito en las diversas actividades que realiza y reitero mi disposición para conversar de éste y otros temas con usted.

 

Contacta al autor: Facebook | Twitter | Email | Instagram